Fertilidad consciente, una tendencia en crecimiento

Fertilidad consciente, una tendencia en crecimiento

¿Alguna vez escuchaste de la fertilidad consciente? Esta práctica se concentra en el momento previo a la concepción. Se trata de un proceso personal en el cual “la mujer se conecta con su poder interior, sus posibilidades y se integra registrando deseos, miedos y todos los aspectos corporales, mentales y espirituales que se ponen en juego al querer convertirse en mamá”, comenta Jorgelina Galera, creadora de la fundación de Nidra Mater. Dicha organización brinda acompañamiento terapéutico en este aspecto, en conjunto con varias propuestas que comienzan a aparecen cada vez más en la Ciudad de Buenos Aires. Junto a su socia, la licenciada en psicología Irina Corsunsky, crearon un espacio donde las mujeres pueden reunirse para hablar de fertilidad libremente.

Según ellas, uno de los procesos más importantes que atraviesa una mujer es el convertirse en mamá. En general, el mundo en el que vivimos está regido por el acelere constante y no registra la significatividad de la maternidad hasta que aparecen los problemas para concebir.

En el año 2015, la prestigiosa revista Human Reproduction publicó un trabajo basado en un estudio sobre parejas con problemas de fertilidad. Se demostró que el estrés, tanto físico como psicológico, puede reducir hasta un 50 por ciento la capacidad de concebir.

Para incrementar tanto la integración de cuerpo, mente y espíritu, como para crear espacios de escucha interna, la fertilidad consciente utiliza varias técnicas.  Entre ellas, se encuentran el Mindfulness (atención plena), el Yoga para la fertilidad, la respiración consciente y la meditación. Esto colabora a desactivar los mecanismos que producen estrés y ansiedad durante el proceso de búsqueda del embarazo o los tratamientos de fertilidad asistida.

La nutrición y fitoterapia (infusiones con plantas que poseen determinados beneficios) “mejoran la regulación hormonal y la alimentación de ese cuerpo que quiere convertirse en madre”, según Jorgelina Galera. Por último, la profunda comprensión de los ciclos femeninos, el arte terapia y la charlas íntimas con otras mujeres para compartir experiencias facilita el proceso. Jorgelina asegura que todas las historias son distintas y que cada una tiene un desenlace único y particular. Compartir y contar de todo, desde una anécdota graciosa hasta una receta secreta, siempre fue cosa de mujeres. Así que, qué mejor que un círculo femenino para acompañar un proceso tan transformador como lo es la maternidad.

 

Fuente: www.clarin.com

Related posts